Los colores que acumula un pistacho

amaia barrena

Gracias por ponerle a la playa un teclado

para dejar que la taquigrafíe.

Hay poemas que nacen en cuerpos equivocados

y se sienten fotografías sin cámara.

Guarda el mío sin revelar las vocales

y yo no contaré que fuiste tú

quien me enseñó a encuadrar el horizonte.

 

Amaia Barrena

 

Para Andoni,

por dejar para mí las pasas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.