Cápsula del tiempo


amaia barrenaMe pregunto si habrás tenido una hija que te cambie las prioridades y los tacones por zapatillas, la pequeña Inés que alguna vez te has imaginado, con tus rizos y unos mofletes enormes. O si habrás preferido un gato y un pequeño piso para ti sola, donde seguir escribiendo hasta hacerte viejita. Y famosa. Una Isabel Allende con euskolabel. Ese es por lo menos nuestro sueño ahora, que sigues buscando un trabajo que te saque de la casa de tu madre y coloreas con poemas cualquier trozo de papel. Nos creímos el cuento de ir a la Universidad, que estar bien preparadas nos daría un sueldo fijo en un puesto de ocho horas, que antes de los treinta compartiríamos piso con varios amigos y sabríamos qué hacer con nuestras vidas. Pero se ve que Friends era una serie de ficción y tener un futbolín en tu apartamento o tener tu propio apartamento no es tan sencillo. Sólo espero que cuando leas esto no te hayas resignado. Que nunca digas eso de “Con estos años ya qué voy a hacer” y recuerdes que ser feliz es urgente siempre. Espero que da igual a lo que te dediques, sepas que un oficio no te define y que ninguna decisión es irreversible. Puedes recalcular ruta más veces que un GPS que no sabe a dónde va. Puedes reinventarte siempre que quieras. Espero que sigas dando de comer a las palomas con el pan de los pintxos, yendo a Portugalete para montar en el gasolino con la ilusión de una niña en un barco y chupando la cuchara cuando se acaba el yogur. Espero que sigas besando con ganas y sólo a quien te cuida. Y espero que por fin te gustes en el espejo y no como ahora, que te ves tripa de embarazada y te sientes culpable cada vez que comes patatas fritas. Querida yo, espero que te hayas aceptado ya y que te permitas algunos vicios.

No me imagino en el futuro, no te imagino. A las personas nos encanta planear, cuando en verdad crecer es una improvisación continua. Como una vez leíste a alguien decir en Twitter, no importa llegar lejos, importa llegar libre. Y como una vez te dijo tu amigo, el chico que está guardando una foto de su Polaroid como su objeto para esta cápsula, elige la vida. Siempre.

Con cariño,

Tu yo de 2018

Fragmento de la carta para la cápsula del tiempo emitida en Onda Vasca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *