CASCABELES A LAS NUBES

Amaia Barrena

Como un desguace para mis accidentes,

necesitaba un corazón de segunda mano

y me diste la tuya hasta el meñique.

Gracias por ser la tormenta que pone cascabeles a las nubes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.