Gudari con corbata

amaia barrena

Querido Mister Broncano:

Gracias por resistir. Conoces muy bien los engranajes de la vida moderna, y nadie mejor que tú sabe lo difícil que es ser un gudari con corbata hoy en día. Defender una libertad de expresión amenazada por mordazas y estudiantes a dictador que nunca aprobaron un máster. Cavar trincheras para proteger lo que es nuestro, el derecho a quejarnos y a reír. Una mujer más lista que yo me dijo una vez que para ser gracioso es necesario ser inteligente y tu cerebro está lleno de neuronas Fórmula 1. Con un humor negro vacilas al luto, criticas a los que mandan y a los que obedecen, preguntas por el dinero sin vergüenza ni respuestas y te suda las manos hacer el ridículo. Nada tiene que envidiar tu teatro a ese nido de hormigas que tanto te gusta.amaia barrena

Tu sofá es un mueble sin prejuicios que invita a toda clase de gente a estar cómoda sin sentar cabeza y reconozco que me gustaría compartirlo contigo, aunque me tocase a mí llevar el cojín. Admiro que des el mismo asiento y voz tanto a un reivindicativo Fermín Muguruza como a un necio Wismichu, pasando por poetas, actores porno, actrices ganadoras de Goyas, periodistas o dibujantes de Marvel entre otros.  En una época en la que nos contamina el plástico y los famosos de cortos de miras, que una lengua afilada como la tuya sea un referente millenial, es algo de lo que estar orgulloso. La comedia es el único idioma que se atreve a hablar de lo que duele, es lo que queda ante el desastre y con un mundo patas arriba personas como tú ponen un poco de orden, o por lo menos, de alegría. Sé que tus detractores se cuentan con más dedos de una mano, que te tildan de cruel y que ofendes a muchos y de muchas formas diferentes. Pero ni parece importarte ni debería. No es justo que se condene con más seriedad un chiste que un robo a la Hacienda pública.

Eres un gran pachacho, Mister Broncano. Y los que sabemos que la mejor arma para sobrevivir es la risa, somos la resistencia.

Con cariño,

Alguien que no se cansa de verte

 

Carta a David Broncano, con el que podeís alegraros el día en La Resistencia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.